top of page
  • Writer's pictureEl Vigia

La Guancha transforma sus luces por las tortugas

En sintonía total con la protección de las tortugas y todas las especies en peligro de extinción que han acogido el Complejo Turístico y Cultural, Enrique “Coco” Vicéns de La Guancha como su hábitat, el alcalde, Luis M. Irizarry Pabón, dirigió una reunión con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Tortugueros del Sur y la National Wildlife Refuge Association para garantizar la protección de los nidos de tortugas y la eclosión segura de sus neonatos.



“La actividad humana y la contaminación lumínica son factores que desde siempre han incidido negativamente en el comportamiento de estas especies. No obstante, aún cuando en La Guancha desde siempre se habían encontrado áreas de anidaje de tortugas, en este último año se ha reportado un aumento significativo de estas áreas, según nos informó en la reunión, Dania I. Echevarría de Tortugueros del Sur. Agraciadamente existen alternativas viables para erradicar la desorientación de las tortugas, como sería el reemplazo de las luces blancas por luces led color ámbar. Según nos explicó la experta del National Wildlife Refuge Association, Jessica Castro, estas luces son imperceptibles al ojo de estos quelonios, por lo que hemos tomado la decisión de reemplazar todas las luces del Complejo que están bajo nuestra responsabilidad y a su vez orientar a los comerciantes, el club de pescadores y el club náutico. Es nuestro deber resolver este asunto ya”, aseguró el primer ejecutivo de la Ciudad Señorial.


Por su parte, el biólogo, Carlos Diez del DRNA, orientó sobre una iniciativa que dirigen a través de todo Puerto Rico en alianza a estos efectos, que estaría proveyendo las luces y rotulación para mitigar el problema, completamente gratis al Municipio de Ponce. Según explicaron los expertos, estos reptiles al salir de sus nidos van en búsqueda del mar, utilizando la luz natural de la luna reflejada en el agua como su método de orientación. Sin embargo, su instinto se trastoca cuando existen otras fuentes de luz parecidas o más potentes porque su naturaleza es lanzarse hacía la luz más brillante. En esa misión de llegar al agua, si se pierden, gastan la energía con la que nacen que es de hasta tres días hasta morir. Lamentablemente, en La Guancha se han registrado casos de neonatos de tortuga que han aparecido en la fuente del león o tan lejos como en el área portuaria, según relatos de estos expertos y policías municipales adscritos al precinto de la zona.


“En medio de la reunión, instruí al director de obras públicas para que se realice el inventario de las farolas y se proceda con el cambio de las bombillas. Los ponceños somos personas sensibles al medioambiente, cuidamos nuestra fauna y flora. La política pública de nuestra Administración, va dirigida a salvaguardar la integridad, dignidad y vida de todos los animales. Por eso rescatamos nuestro albergue, manejando el tema con la sensibilidad y empatía que merece. Esta iniciativa en favor de las tortugas no concluirá en La Guancha, vamos a orientar a nuestros comerciantes de allí y toda la zona costera, además de las hospederías y por supuesto los ciudadanos. El cambio empieza por la casa y daremos el ejemplo, pero el cambio para que lo sea, debe ser de todos”, concluyó Irizarry Pabón.




0 comments
bottom of page