top of page
  • Writer's pictureEl Vigia

Millonaria asignación de fondos de FEMA para hogares de envejecientes en Ponce y San Juan

Al ocurrir dos desastres en un lapso de dos años – en 2017 con el huracán María y más tarde durante los terremotos de 2020 – las hermanas y el personal de apoyo de los hogares de envejecientes Hermanitas de los Ancianos Desamparados atendieron a sus 110 residentes e incluso proporcionaron refugio a las familias cercanas.


“El hogar está ubicado en un área bastante elevada y comenzaron a llegar familias completas a refugiarse aquí”, dijo Sor Gladys Rosario, directora del Hogar Santa Marta, en Ponce. ”Las hermanas acogieron a estas personas y les proveyeron alimentos y algunos colchones pequeños para que pudieran descansar, toda vez pasaron días y noches enteras en el estacionamiento y alrededores del hogar”.

Para ayudar a esta organización a ofrecer un lugar mejor a los cientos de residentes a su cuidado, FEMA concedió cerca de $6.6 millones para reparar los daños en tres de sus cuatro residencias: Hogar Santa Teresa Jornet en Cupey, Hogar Santa Marta en Ponce y Hogar Nuestra Señora de la Providencia, en Puerta de Tierra.

Cada hogar ofrece cuidado físico, emocional y espiritual a los adultos mayores. “En especial a los más desamparados, por motivos de enfermedad, soledad o situación económica”, enfatizó Sor Rosario. “Aquellos que cuentan con algún ingreso aportan y los que no tienen, no aportan nada y reciben los mismos servicios”.

El Coordinador Federal de Recuperación por Desastre, José G. Baquero, destacó la importancia de proveer fondos a organizaciones que atienden poblaciones vulnerables. “Estas obligaciones mejorarán la calidad de vida de los residentes, y proveerán un lugar de trabajo más fuerte y seguro para las hermanas y el personal de los hogares”, dijo Baquero.

Los fondos provistos por la agencia – cerca de $4.8 millones – ayudaron al Hogar Santa Marta a realizar múltiples arreglos de infraestructura y electricidad. Esto incluye reparaciones de mitigación de riesgos para proteger el edificio contra fuertes vientos y daños por infiltración de agua.

«Definitivamente esto permitirá disfrutar de una estructura segura, sin fugas de agua, con zonas de recreo, recién pintada y atractiva, contraventanas y electrodomésticos a estrenar, y también generadores eléctricos y paneles solares, que ayudarán a mantener en funcionamiento los equipos médicos en caso de apagón», añadió Sor Rosario.

Por otro lado, para el Hogar Nuestra Señora de la Providencia, situado en Puerta de Tierra y construido en el 1913, se asignaron sobre $637,200, de los que casi $56,000 se destinaron a obras de mitigación de riesgos.

Las reparaciones incluyen obras de construcción en el edificio y la sustitución de equipos eléctricos esenciales, como unidades de aire acondicionado, sistemas de seguridad y alarmas contra incendios.

Mientras tanto, la agencia concedió unos $1.2 millones para reparaciones y mitigación de riesgos al Hogar Santa Teresa Jornet, situado en Ave. Las Cumbres, Cupey. Muchos de los proyectos de construcción propuestos se han completado, incluida la reparación de sus cisternas de hormigón y terraplén, la eliminación y reparación de caminos de asfalto y trabajos de infraestructura exterior que implicaron excavaciones para garantizar la integridad de la estructura.

“Se ha mejorado la azotea de nuestro centro de actividades, la valla que lo rodea, las puertas y ventanas, las unidades de aire acondicionado y otros. El hogar de ancianos está mejorando”, dijo la madre superiora Sor Yolanda Cueto, directora de la residencia.

Por su parte, el director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3, por sus siglas en inglés), Ing. Manuel A. Laboy Rivera, manifestó “en el COR3 junto FEMA, asistimos a los administradores de los hogares de envejecientes para proveer la asistencia que requieren en el proceso de reconstrucción. Por esto, hemos adelantado aproximadamente $1.2 millones mediante el programa piloto del Working Capital Advance, para impulsar los trabajos permanentes en múltiples proyectos de hogares para envejecientes. De hecho, en este concepto de vivienda también se desarrollan proyectos a través del Programa de Subvención para la Mitigación de Riesgos, que dan resiliencia energética, y entre otros”.

Hasta la fecha, FEMA ha asignado sobre $1,200 millones para alrededor de 1,100 proyectos de construcción permanente en instalaciones privadas sin fines de lucro de todo Puerto Rico, incluidos centros de cuidados a largo plazo y residencias de envejecientes.



0 comments

Comments


bottom of page