top of page
  • Writer's pictureEl Vigia

LA VERGÜENZA CULTURAL

Updated: May 24, 2022

Por Rosa I. González Figueroa (Columnista comunitario) - Hace unos días circuló la noticia de que el actor de origen argentino y autoproclamado puertorriqueño, Julián Gil, pensaba cerrar el restaurante llamado “La Placita”. El mismo ha sido eje de una controversia desde finales de 2018, ya que la Junta de Preservación Histórica y Ambiental de la localidad donde ubica radicó una demanda contra éste, para que removiera una gran bandera que cubría la fachada de la estructura en una zona del Distrito MiMo (Miami Modern) la junta sostiene que la pintura, realizada por el artista villalbeño Héctor Collazo, como parte de su proyecto “78 pueblos y una Bandera”, constituye una violación a sus códigos de preservación histórica. Luego de un extenso proceso judicial y sus respectivas apelaciones el tribunal falló en favor de la junta. Julián decidió acatar la orden emitida.


La cosa no queda ahí. En estos días corrió el rumor de que el artista estaba pensando en cerrar el local. Esto a raíz de una fotografía, un tanto nostálgica, del restaurante que el propio Julián colocó en sus redes sociales con el símbolo de un corazón roto. Su relacionista público, el Sr. Alberto Navarro, desmintió la información y aclaró que el restaurante continuará sus operaciones regulares sólo que, acatando las órdenes del tribunal. La fachada de la estructura regresará a su color blanco original. Lo que sí se contempla, es la posibilidad de ubicarlo en otro lugar y se da a entender que buscarán un local en donde se pueda enaltecer la cultura puertorriqueña.


Cabe destacar, que como mencioné al principio, Julián Gil, no es nacido en Puerto Rico, pero no empece a esto porque el artista se siente identificado con nuestra cultura y lo que ella significa. Como muchos, me enteré de esta noticia por medio de las redes sociales, en donde uno puede leer las reacciones de las personas frente a determinados temas. Llamó mi atención la cantidad de comentarios de algunos que, aun habiendo nacido en esta tierra, van a sus redes a despotricar en contra de aquellos que sentimos orgullo y amor por nuestras raíces. Peor aún es leer a aquellos que dicen que esto es lo mejor que ha podido pasar ya que deberíamos sentir vergüenza de portar una bandera que a los ojos de algunos simboliza corrupción, fraude y el crimen. Sin embargo, si vamos a los diversos canales de casos criminales que hay en las redes sociales el lugar que predomina en los incidentes que se mencionan es Estados Unidos, lugar de la controversia.

Lo cierto es que no es justo catalogar a ninguna ciudad, país por incidentes propiciados por personas con mentalidades dirigidas a la maldad. Si muchos de nuestros políticos han sido encausados por actividades contrarias a la ley, el pueblo no es culpable de ello. Si un individuo se levanta con deseos de atentar contra la vida de otros, tampoco es culpa del lugar donde vive. Reconocemos que tenemos muchos problemas que resolver, pero la mayoría de los ciudadanos son personas de bien. Nuestra historia data de siglos de cambios a los que los boricuas nos hemos enfrentado con valentía. El calor y la hospitalidad de nuestra gente son acciones que si nos identifican como sociedad. Por tanto, no somos pocos los boricuas que pensamos que personas como Tony Croatto con sus aportes a la música, Robert Rabin y su gesta histórica en Vieques y, ¿por qué no?, el actor Julián Gil nos ha dado el ejemplo de que sin importar las circunstancias debemos amar a nuestra tierra y sentir vergüenza por ella y sus símbolos es avergonzarse de sí mismo.


Rose I. González Figueroa - Nacida en Ponce. Vecina de Coto Laurel. Madre de dos adolescentes recién graduadas de 4to año. Poseo bachillerato en Justicia Criminal con Sub-Especialidad en Penología de la Universidad Interamericana de Ponce. Cursos de Maestría en Historia de Puerto Rico del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Actualmente estoy completando una nueva maestría en Administración Pública en la Universidad Ana G. Méndez. Laboré por 10 años en el Departamento de Educación Municipal del Municipio de Ponce, en otras agencias públicas y privadas ofreciendo servicios educativos y de Vivienda y actualmente laboro en la Oficina de Gerencia Y Permisos Región de San Juan.



0 comments

Comments


bottom of page