top of page
  • Writer's pictureEl Vigia

La Navidad en que trajeron nieve a PR para que los niños jugaran

A principios de la década de 1950, en Puerto Rico ocurrió un evento que nadie pensó que sucedería jamás. Bajo los rayos del sol que calientan la isla todo el año, y que permiten a sus habitantes disfrutar de la playa en invierno, miles de niños participaron de una “guerra” de nieve en un parque de San Juan.



Reían, lanzaban bolas y, como en las películas que proyectan la “típica” Navidad estadounidense, construían muñecos de nieve.


Lo ocurrido no fue un fenómeno extraordinario de la naturaleza. El territorio caribeño conservaba sus temperaturas tropicales habituales. La nieve llegó a suelo boricua gracias a la determinación de una importante personalidad política recordada por su excentricidad, pero también por sus obras sociales.


Felisa Rincón de Gautier, la primera mujer alcaldesa de San Juan (y primera mujer alcaldesa de una capital de América, según el Museo Nacional de Historia de las Mujeres de EE.UU.), convenció a una poderosa aerolínea estadounidense en 1952 para que transportara nieve a la isla.


A principios de la década de 1950, en Puerto Rico ocurrió un evento que nadie pensó que sucedería jamás. Bajo los rayos del sol que calientan la isla todo el año, y que permiten a sus habitantes disfrutar de la playa en invierno, miles de niños participaron de una “guerra” de nieve en un parque de San Juan.

Reían, lanzaban bolas y, como en las películas que proyectan la “típica” Navidad estadounidense, construían muñecos de nieve.

Lo ocurrido no fue un fenómeno extraordinario de la naturaleza. El territorio caribeño conservaba sus temperaturas tropicales habituales. La nieve llegó a suelo boricua gracias a la determinación de una importante personalidad política recordada por su excentricidad, pero también por sus obras sociales. Quería que los niños puertorriqueños, que no podían viajar al EE.UU. continental, pudieran conocer el frío. Incluso que pudiesen probar la nieve como ella alguna vez, cuando vivió en Nueva York durante su juventud.


Para algunos, no fue más que un acto de mimetismo cultural, en un álgido momento de la historia de Puerto Rico, pues ese año se aprobaría su estatus de estado asociado de EE.UU. Para otros, no fue más que un acto desinteresado de la alcaldesa, también conocida como doña Fela “Fue el evento más exitoso que te puedas imaginar. Agarraban la nieve, se la tiraban. Habían niños, pero también adultos, estaban alegres”, cuenta desde Puerto Rico Hilda Jiménez Fiol, una mujer de 97 años quien fue asistente personal de Rincón de Gautier y directora de desarrollo social de la capital puertorriqueña.

La iniciativa reforzó la imagen de la alcaldesa, que se mantuvo en el poder por 23 años y que llegó a ser reconocida por su labor por gobiernos e instituciones académicas alrededor del mundo.


Asegura que doña Fela era “una persona excepcional”.


Asumió el cargo en 1946, luego de la renuncia de un alcalde de San Juan. Organizó la distribución de alimentos y zapatos a los niños pobres, creó centros de cuidados para mayores y escuelas maternales, y renovó un hospital que luego se convertiría en una importante institución de salud en la isla.


En los años que dirigió la ciudad, la población creció de 180,000 habitantes a más de 600,000.


Y precisamente en 1952 un ejecutivo de Eastern Airlines la invitó a ser la oradora principal en un evento de la empresa en Florida. “Éramos solo tres mujeres en la actividad, doña Fela, su hermana y yo”, cuenta Hilda.


En la conferencia había cerca de 400 delegados de la aerolínea. Cuando terminó su participación, un ejecutivo se acercó y le preguntó a Hilda si podía hacerle algún regalo a la alcaldesa por su comparecencia.


“Me preguntó si podía hacerle un regalo. Quizás flores o un reloj. Pero le dije que no, que no le hiciera regalos porque ella no los aceptaba. Al otro día, durante un desayuno en el que estaba el presidente de la Eastern Airlines, le insistieron. Ella contestó que le gustaría que le llevara nieve a sus muchachitos en Puerto Rico, para que pudieran agarrar un mazo con sus propias manos”, le cuenta la mujer a BBC Mundo.


A los pocos días de haber regresado a Puerto Rico, la aerolínea se comunicó con la alcaldía para avisar que aceptaba la propuesta de doña Fela.

0 comments

Comentários


bottom of page