top of page
  • Writer's pictureEl Vigia

Hernández Lázaro manda fuego a administración municipal tras otro incendio

El Legislador Municipal por el Movimiento Victoria Ciudadana, el licenciado José A. Hernández Lázaro volvió a tronar contra la actual administración por la inacción sobre las propiedades abandonadas o determinadas como “estorbos públicos”.


Esta no es la primera vez que Hernández Lázaro manda fuego a la administración popular con relación a los incendios en la Ciudad. El pasado año la Legislatura Municipal aprobó un proyecto de la autoría del legislador para investigar las razones de los incendios en Ponce.


El proyecto se convirtió en la Resolución Interna número 4 de la serie 2020-21, mediante el cuál se buscaba realizar una investigación sobre las causas de los incendios en el casco urbano y permitir tomar decisiones informadas para prevenirlos en el futuro. La Comisión de Seguridad, Orden público y asuntos internos se reunió el 19 de agosto y el 4 de noviembre de 2021. Desde entonces, han ocurrido múltiples incendios en la ciudad y la legislatura no ha actuado sobre la misma sin verse una sola vista. La Legislatura Municipal ha ignorado el proyecto y los fuegos continúan en la ciudad.


Sobre los estorbos públicos El Vigía conduce una investigación sobre el contrato aún vigente con la empresa Universal y pronto publicaremos lo encontrado.


El licenciado Hernández Lázaro colgó el siguiente mensaje en la mañana de hoy viernes, el mensaje lee;


Mientras arrancaba anoche la edición número 165 del Carnaval Ponceño, continuó también lo que, desgraciadamente, se está convirtiendo en otra tradición ponceña: un fuego en el casco urbano.


Al igual que en los anteriores, el tercer incendio del año en el “pueblo” empezó en una propiedad abandonada. En una ciudad tan afectada por los desastres -naturales y administrativos- cada estorbo público es un riesgo. Un riesgo para la salud y la vida, un riesgo para las propiedades colindantes, un riesgo de que se pierdan oportunidades de inversión y desarrollo.


Está claro que ningún gobierno tiene la capacidad de impedir incendios, pero sin duda se pueden tomar acciones para reducir las probabilidades de que ocurran y minimizar el riesgo de perder vidas y propiedades. El manejo de los estorbos públicos es una necesidad fundamental y urgente.


El hecho de que, a estas alturas, no se haya hecho nada sobre este asunto, deja mucho que decir. Ya no se puede hablar de que ha habido poco tiempo. Ya no se le puede adjudicar meramente a la burocracia ni tan siquiera a la dejadez. Ya hay que empezar a hablar de negligencia. Este año ha ocurrido un fuego en el casco urbano aproximadamente cada quince días. Mientras la ciudad arde cada quince días, alguien que no está haciendo su trabajo y que no está cumpliendo con su responsabilidad para con Ponce, sigue cobrando su quincena.


El “chijí, chijá” no apaga fuegos. Las oportunidades para fotos no protegen vidas. Las promesas vacías no devuelven lo que se perdió para siempre.


En nuestra historia han habido personas dispuestas a sacrificar sus vidas para proteger a Ponce. Al igual que antes, todavía hay personas valientes a quienes les toca enfrentarse a los incendios e, indirectamente, a la ineptitud de otros. A los que hoy tienen el honor de liderar nuestra ciudad no se les está pidiendo heroísmo, pero lo menos que se espera es acción y compromiso.

Comments


bottom of page